Publicado:
Tamaño letra:

Ashya King se someterá a la terapia de protones con buenas expectativas de éxito

Ashya King 01

El pequeño británico Ashya King se someterá a la terapia de protones el próximo lunes en el Centro de Terapia de Protones (PTC) de Praga, después de que las pruebas realizadas hayan mostrado que el tumor cerebral que padece no se ha extendido a ningún otro lugar, según fuentes del centro. "Recibimos un informe confirmando que (el tumor) no se ha diseminado" tras la operación realizada en Inglaterra, según ha declarado a la agencia AFP Iva Tatounova, un cargo de PTC.

EL MUNDO

Desde Málaga (España), el niño de 5 años que ha sido hospitalizado en el Hospital Universitario Motol, en Praga, donde está siendo atendido por oncólogos especialistas que serán los que prescriban la quimioterapia que necesita junto con la radioterapia de protones a lo largo de unas seis semanas. Los médicos de ambas instituciones cooperan estrechamente durante el tratamiento del niño.

Tras la realización de una resonancia magnética y una tomografía computerizada (TAC), "la junta médica del hospital de Motol ha confirmado la opción de irradiarlo con PTC. No obstante, se le administrará quimioterapia simultáneamente", ha indicado un comunicado del hospital Motol.

"Ashya King tiene un tumor maligno en el sistema nervioso central", dice el informe. Los médicos en Motol evaluaron las posibilidades de recuperación del niño que las sitúan en el 70%, siempre que el tumor no se hubiera propagado o lo haga en el futuro.

"Somos ciertamente optimistas, hay que cruzar los dedos, aunque es todavía demasiado pronto para hacer ninguna hipótesis", ha señalado en un comunicado de prensa el doctor Martin Holcat, responsable del equipo médico y que fue ministro checo de Salud entre julio de 2013 y enero de 2014.

"Estoy contento porque por fin estamos aquí. Tengo una muy buena sensación de este equipo, y estoy seguro de que tendrá el máximo cuidado y atención con Ashya", ha explicado el padre del pequeño, Brett King.

La terapia de protones, que no está disponible en el Reino Unido, consiste en la destrucción de células cancerosas mediante la irradiación con un haz de protones. Esta terapia tiene mayor precisión que la radioterapia tradicional y logra centrarse en las lesiones sin afectar los tejidos sanos. Sin embargo, su elevado coste y la posibilidad de administrar el tratamiento convencional hacen que no sea una opción elegida por muchos médicos. Ashya recibirá 30 sesiones de esta radioterapia con la que los médicos tratarán de eliminar todo rastro del tumor y lograr la recuperación del pequeño.

Acompañado por sus padres, Ashya inició las pruebas diagnósticas ese martes para definir si la terapia de protones estaba indicada.

Considerando que el tratamiento seguido por su hijo en un hospital de Southampton (sur de Inglaterra) fue demasiado agresivo, sus padres decidieron hacerle seguir un protón en Praga por lo que decidieron abandonar del hospital inglés, algo que levantó la alerta médica y que terminó con la encarcelación de los padres en España mientras que su hijo estaba ingresado en un hospital de Málaga.

Terapia protones

Terapia de protones, un tratamiento caro y pocas veces necesario

Diferencias entre terapias

Normalmente, la radioterapia "tradicional", la más común entre los pacientes con cáncer y la que se utiliza en un 99% de los casos, es laradioterapia con fotones, que produce rayos X. Al entrar en el organismo, estas radiaciones de alta energía ionizan los cromosomas y los fragmenta, produciendo la muerte celular. De esta forma, los fotones lesionan el tumor pero la irradiación que generan es dispersa y también atraviesan los tejidos sanos, dañándolos.

Los protones, en cambio, liberan toda la energía de golpe y administran de forma más homogénea la radiación, por lo que el tejido sano recibe una dosis de radiación mucho menor. El problema que tiene esta técnica es que es extremadamente cara, y su coste la hace inviable, hasta el punto de que sólo hay 30 centros en el mundo que la administren (en 2012 se anunció que habría un centro en Valencia, pero más tarde la falta de fondos paralizó el proyecto). Mientras que un equipo de radioterapia normal cuesta entre unos tres y ocho millones de euros, el precio de una unidad de protones asciende a unos 200 millones y el coste del tratamiento oscila entre los 100.000 y 200.000 euros.

No obstante, aunque en España no es posible recibir este tratamiento, existen precedentes, aunque pocos, de casos en los que la seguridad social ha financiado esta técnica desplazando a pacientes españoles a países como Francia o Suiza donde sí existen unidades de este tipo. Se trataba, eso sí, de personas en las que había una clara evidencia científica de que esta terapia supondría un beneficio para ellos.

Los expertos consultados por este medio no creen que este sea el caso de Ashya. Para empezar, y según explica el doctor Gabriel Vázquez, médico especialista en Oncología Radioterápica en el Hospital Universitario de San Juan (Alicante), hoy por hoy la terapia de protones sólo se utiliza en "tumores puestos", esto es, en aquellos que aún no han sido extirpados. Y este no es el caso del pequeño inglés. "Si aún no se ha quitado el tumor, se sabe exactamente el volumen que hay que radiar, pero si ya se ha operado se va más a ciegas", explica.

No obstante, Natalia Carballo, responsable del servicio de radioterapia del Hospital MD Anderson de Madrid, apunta que en muchos casos no es fácil extirpar totalmente el tumor debido a su localización. Por este motivo, se recomienda, además de la cirugía, tratar al paciente con quimioterapia y radioterapia. "En algunas situaciones complejas, los protones estarían indicados. Pero son contados los casos que se derivan a otro lugar porque el tratamiento debe ser mejorado".

El meduloblastoma que sufre Ashya, un tumor que afecta al cerebelo, es una dolencia relativamente frecuente en los niños, y no es frecuente que se recurra a la terapia de protones para tratarlos. "En España hay unos 50 casos al año y se tratan con fotones", explica Vázquez en conversación con EL MUNDO. "Que los protones sean mejores no quiere decir que sean necesarios. Este tipo de radioterapia está indicada para una serie de tumores muy limitada" explica Jorge Vilar, radiofísico hospitalario en el Centro Nacional de Dosimetría (CND).

Porque, a pesar de que en las páginas de las empresas que ofertan este tratamiento -sin duda interesadas en venderlo bien- se indique que su opción es menos invasiva, los expertos sostienen que no está claro que funcionase en este caso.

Dada la reticencia de los facultativos ingleses a recomendar la terapia de protones a su hijo -no en vano ya fue desestimada por su oncólogo en Southampton- la pregunta que muchos se hacen es por qué los padres de Ashya siguen empeñados en que reciba ese tratamiento y no otro. ¿Es sólo una cuestión de desinformación o hay otras razones que no han sido desveladas? Hay quien cree que el hecho de que sean testigos de Jehová está tenido mucho peso en toda esta historia.La quimioterapia puede generar un descenso de glóbulos rojos y que el paciente requiera una transfusión, algo que puede haber hecho a sus padres buscar una terapia que descarte esa posibilidad.

Sin embargo, los especialistas apuntan que el hecho de administrar terapia de protones no evita la quimioterapia. "En Reino Unido los protocolos son muy meticulosos y si le han dicho que el niño necesitaquimio es porque la necesita y ese será el criterio en cualquier otro sitio", afirma Carballo.

EL MUNDO

Ashya King 02

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter