Publicado:
Tamaño letra:

Reflexiones en voz alta sobre la Responsabilidad Social Corporativa

la tierra no es una herencia es un prestamo de nuestros hijos

De un tiempo a esta parte, llevamos advirtiendo que son cada vez más las voces que se levantan para reclamar una “responsabilidad social real” por parte de las empresas que impulse acciones de impacto desde su estrategia de negocio. Muy comentado fueron los aplausos que levantó María Rodríguez, experta internacional en consumo responsable, en el IV Congreso Nacional de RSE al afirmar que “que la RSE no es caridad, es justicia social”, dejando claro que una empresa que hace acción social no tiene por qué ser una empresa responsable.

Por otro lado, ayer mismo, tuvo lugar la presentación en Santiago de Compostela del X Anuario Corresponsables, dentro de las jornadas que dicho medio de comunicación organizaron en la Cidade da Cultura. Tras varias ediciones, nos volvíamos a encontrar las mismas personas (tanto ponentes como asistentes) debatiendo sobre los mismos temas, entre ellos, la necesidad de lograr que la responsabilidad social sea entendida como una herramienta de gestión de la empresa.

Pero entonces, ¿qué es lo que falla?¿dónde está el problema?¿por qué nos cuestionamos aspectos que hace unos años ya estaban superados?

Desde nuestro punto de vista, son tres los aspectos más importantes que inciden en esto:

  • Falta de conocimiento del significado de lo que es responsabilidad social.
  • Aumento de proyectos de determinadas áreas de la responsabilidad social que transmiten la idea de que la organización que los ejecuta es socialmente responsable.
  • El incremento del número de “piratas de la RS”.

rse 000

¿QUÉ SE ENTIENDE POR RESPONSABILIDAD SOCIAL?

Se puede afirmar que el movimiento impulsor de la Responsabilidad Social (RS) se inició en la mitad de la década de los noventa, gracias al apoyo de organismos internacionales y grupos multisectoriales que trabajaron en el diseño de estándares, códigos de conducta, directrices, normas… y otra serie de herramientas que facilitan la gestión empresarial bajo criterios de responsabilidad social. La rápida evolución que la RS ha experimentado en los últimos años propició que haya pasado de ser considerada únicamente una herramienta de comunicación de resultados empleada por un pequeño número de empresas, a ser considerada un nuevo modelo de gestión estratégica que aporta beneficios en la triple cuenta de resultados y que consigue realizar, de forma eficaz y eficiente, la rendición de cuentas de todo tipo de organizaciones con sus grupos de interés.

Sin embargo, este enfoque de gestión de la RS no es muy conocido en parte debido a la gran cantidad de definiciones existentes sobre responsabilidad social:

  • En 2001, la Unión Europea en su Libro Verde para el Fomento de la responsabilidad social de las empresas, se define la responsabilidad social como “la integración voluntaria, por parte de las empresas, de la preocupaciones sociales y medioambientales en sus operaciones comerciales y sus relaciones con sus interlocutores.” Esta definición ha evolucionado hasta la recogida en la Estrategia Renovada UE 2011-2014 sobre RSE, que indica que “el respeto de la legislación aplicable y de los convenios colectivos entre los interlocutores sociales es un requisito previo al cumplimiento de dicha responsabilidad. Para asumir plenamente su responsabilidad social, las empresas deben aplicar, en estrecha colaboración con las partes interesadas, un proceso destinado a integrar las preocupaciones sociales, medioambientales y éticas, el respeto de los derechos humanos y las preocupaciones de los consumidores en sus operaciones empresariales y su estrategia básica, a fin de:
  • maximizar la creación de valor compartido para sus propietarios/accionistas y para las demás partes interesadas y la sociedad en sentido amplio;
  • identificar, prevenir y atenuar sus posibles consecuencias adversas”.
  • El World Business Council for Sustainable Development define la responsabilidad social como “el compromiso que asume una empresa para contribuir al desarrollo económico por medio de la colaboración con sus empleados, familias, la comunidad local y la sociedad, con el objeto de mejorar la calidad de vida”.
  • La AECA, en su Marco conceptual sobre Responsabilidad Social indica que es “el compromiso voluntario de las empresas con el desarrollo de la sociedad y la preservación del medio ambiente, desde su composición social y un comportamiento responsable hacia las personas y grupos sociales con quien interactúa”.
  • En España continua vigente la definición propuesta en el año 2005 por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales (en la actualidad Ministerio de Empleo y Seguridad Social) que señala que “la responsabilidad social de las empresas es, además del cumplimiento estricto de las obligaciones legales vigentes, la integración voluntaria en su gobierno y gestión, en su estrategia, políticas y procedimientos, de las preocupaciones sociales, laborales, medioambientales y de respeto a los derechos humanos que surgen de la relación y el diálogo transparentes con sus grupos de interés, responsabilizándose así de las consecuencias y los impactos que se derivan de sus acciones”

Esta falta de consenso entre instituciones para formular una definición de responsabilidad social solamente contribuye a agrandar la brecha del conocimiento de lo que implica ser una empresa socialmente responsable.

rse 001

ACCIÓN SOCIAL versus RESPONSABILIDAD SOCIAL

Aunque nos vamos a centrar en la acción social, por ser la cara más visible de los proyectos encabezados por las empresas en los últimos tiempos, podíamos pensar en gestión ambiental, políticas de igualdad, comunicación… o cualquier otro campo de actuación en RS.

¿Realizar un proyecto de acción social en la empresa, es una iniciativa socialmente responsable? SÍ, por supuesto que sí. Es más, muchos de estos proyectos son generadores de alto impacto social en la comunidad y resultan imprescindibles para muchos de sus beneficiarios. Pero… ¿una empresa que desarrolla un proyecto de acción social, es una empresa responsable? Tendríamos que ver. En principio, por el proyecto solamente NO. La empresa tiene muchos más ámbitos de actuación que ese proyecto con la comunidad y solamente puede ser considerada una empresa responsable si sigue una correcta gestión de toda su cadena de valor, a nivel interno y externo, considerando sus relaciones con sus grupos de interés (empleados, clientes, proveedores, etc.)

LOS PIRATAS DE LA RESPONSABILIDAD SOCIAL

En el ámbito de la Responsabilidad Social las empresas, en muchas ocasiones, suelen contratar a expertos para desarrollar sus proyectos y apoyarse en ellos a la hora de desarrollar sus estrategias y planes de acción. En la consultoría en RS, al igual que en consultoría de cualquier otro ámbito, uno de los mayores riesgos que existe es el de contratar a un “pirata” (término informal que usamos para el intrusismo profesional).

Conversaciones como…

M: Hola Noelia, ¿tú qué haces?

N: Soy ingeniera química con formación de postgrado en sostenibilidad y responsabilidad social, que participo en equipos de investigación sobre estas temáticas y que, además, llevo más de diez años asesorando a organizaciones para integrar la responsabilidad social en su estrategia y modelo de gestión. Y, ¿tú?

M: Yo soy Manuel (nombre ficticio) y también hago RSE!! Qué bien que nos conozcamos.

N: ¿Y a qué ámbito de trabajo te dedicas?¿Eres consultor?¿Trabajas en el departamento de RS de una empresa?

M: Tengo una empresa de seguridad laboral. Comercializamos EPIs (equipos de protección individual) a empresas y les asesoramos en RSE, con la mejor compra que pueden hacer.

N: Pero bueno, eso no es RSE, eso es prevención de riesgos laborales y es un ámbito muy complejo en donde muchas empresas se quedan en cumplir los límites marcados por la legislación, por lo que no hacen RSE.

M: no, sí que es RSE porque…

Y seguimos esta inútil discusión hasta límites insospechados.

Nos hemos encontrado con que esta conversación no es un hecho concreto, sino que cada vez tenemos más y estas personas (de las que no dudamos que sean excelentes profesionales en su trabajo) contribuyen a hacer creer a las empresas que por desarrollar un proyecto puntual de responsabilidad social se han convertido en empresas socialmente responsables.

Así que, nosotras seguiremos contribuyendo a impulsar la responsabilidad social como modelo de gestión en la empresa, ayudándoles a desarrollar proyectos que se integren en su estrategia y que aporten verdadero valor económico, social y ambiental para ellos y para sus grupos de interés

MÁS INFORMACIÓN SOBRE RESPONSABILIDAD SOCIAL EN…

Animamos a las personas que estén interesadas en ampliar conocimientos sobre la RSE a consultar:

NOELIA LÓPEZ ÁLVAREZ - DIARIO RESPONSABLE

rse 002

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter