No se enfade: puede ser grave

Por Ramón Sánchez-Ocaña

mal genio 01

Que el carácter influye en la salud esta fuera de duda. Pero que se considere el “mal genio” como un auténtico riesgo, es cuando menos una noticia llamativa. Los datos son concluyentes tras analizar a 14.000 sujetos adultos; los que tendían a enfadarse con mas facilidad tenían un mayor peligro de desarrollar un infarto cerebral, aunque no tuvieran otro tipo de factores de riesgo.

El síndrome de Ulises de los emigrantes

Por Ramón Sánchez-Ocaña

emigrantes angelina jolie

Los emigrantes sufren una serie de trastornos serios que podrían esbozar una enfermedad mental. Y los expertos lo saben. Es como una extraña depresión, en la que, en vez de abandonarse, hay una especie de rebeldía para superar la situación, pero adornada con toda la soledad posible, con el miedo al fracaso, con el miedo al entorno, con la huida casi permanente, y con la necesidad de lograr, y cuanto antes, unos papeles que les permitan soñar con que algún día, los suyos volverán a estar con él.

La molesta moda de los mensajes en TV

Por Ramón Sánchez-Ocaña

mensajes tv salvame

Se inició hace algún tiempo y ahora todo programa que se precie admite esos mensajes de móvil que aparecen como subtítulos en una buena parte de programas. De manera que uno esta viendo un debate o una entrevista y te asaltan por el borde bajo de la pantalla las letras en blanco que hablan del tema propuesto. Por supuesto, el entrevistado no se entera de ello. En el mejor de los casos, al final del programa le pasarán la serie de mensajes que se fueron recibiendo.

De paciente a usuario

Por Ramón Sánchez-Ocaña

paciente usuario enfermo 01

El modo de ejercer la medicina esta cambiando. El médico comprueba que el paciente ya no es el mismo de antes. Ahora YA es usuario. Y exige porque se le ha convencido de que es él quien con sus impuestos, sostiene el engranaje sanitario.

Y por eso, desde distintos foros se impulsa la necesidad de que el paciente-usuario participe en la gestión de su salud; y es cierto también que en una visión racional de las circunstancias, debería ser el propio enfermo quien decidiera qué hacer, una vez conocida la situación. Como muy bien decía mi admirado Albert Jovell (q.e.p.d.) de aquella resignación de antaño, se está dejando paso a la participación.

Doctor, quítese la corbata

Por Ramón Sánchez-Ocaña

 corbata medico 00

Un curioso estudio norteamericano señala que el 47 por 100 del personal hospitalario que lleva corbata, transporta en ella suficientes bacterias como para propagar y trasladar enfermedades de un sitio a otro. Se demostró, por ejemplo que aquellos que trabajaban en contacto directo con los enfermos tenían unas corbatas ocho veces más infecciosas que los que estaban en cualquier otro lugar del centro sanitario.

Medicina de complacencia

Por Ramón Sánchez-Ocaña

Medicina complacencia 00

Satisfechas las necesidades primarias, la sociedad de consumo se lanza a la conquista del bienestar. Espoleados por el marketing, el individuo de hoy no puede concebir -le dicen que no puede “tolerar”- que un simple dolor de cabeza le detenga. ¿Como es posible, se pregunta, que en el siglo XXI me pueda doler la cabeza?. Debería formar parte de las enseñanzas elementales; pero no es así. La negación de la evidencia le hace concebir esperanzas de inmortalidad. Y eso sí, con la sonrisa puesta.

Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter