Publicado:
Tamaño letra:

Anabolizantes

Por Ramón Sánchez-Ocaña

culturismo 00

Nos han preguntado ustedes algunas cuestiones sobre los anabolizantes. Respondemos con gusto, porque sin duda son un riesgo para quienes quieren dotarse (un poco artificialmente) de musculatura espectacular.

Partamos de la base de que son derivados sintéticos de la testosterona. Y lo que hacen es retener el nitrógeno de las proteínas; es decir, construir músculo. Eso se traduce en dos efectos casi inmediatos: desarrolla la masa muscular y calcifica el hueso, lo endurece más, lo hace menos flexible.

Lo que no suele decirse es que precisamente por eso multiplica el riesgo de lesiones. Lo grave es que se publicita entre sus consumidores y se argumenta que te puede constituir una musculatura como de un “supermán de laboratorio”. Y más: puede lesionar la próstata del varón y masculinizar a la mujer.

anabolizante 00

 

Su uso esta prohibido, sobre todo porque hace años, su abuso fue dramático. Se llegaba a anunciar que se podría ser “campeón del mundo en 12 inyecciones”. Y se silenciaba que, aun llegando a serlo, se era candidato al cáncer de próstata, a rotura de ligamentos, a esterilidad en los hombres y la masculinización en las mujeres.

Y hay muchos testimonios: El dos veces campeón del mundo de lucha, el sueco Svenson se confesó cobaya voluntario porque no conocía las consecuencias. Llegó a campeón mundial, en efecto. Pero pronto empezó a sufrir lesiones y mas lesiones. Sus músculos se iban rompiendo como si fueran de cristal. Y es que el crecimiento del músculo no se acompañaba del crecimiento de las bandas que fijan las articulaciones que son los ligamentos.

Hay muchos testimonios de deportistas victimas de ese entrenamiento químico. Además, el uso de anabolizantes en personas que no han culminado aun su desarrollo es gravísimo porque calcifica la epífisis del hueso, es decir, lo que permite su crecimiento.

En consumo de anabolizantes en el deporte es hacer trampa. Y con riesgos muy serios.

Feliç nadalRamón Sánchez-Ocaña. 

 

 

Volver a Punto de vista.

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter