Publicado:
Tamaño letra:

Más móviles que consolas en Tokyo Game Show

Se presentan más juegos para los 'smartphones' que para las videoconsolas clásicas.

520 Tokyo Game Show

Jugando en los cojines Garon durante la Tokyo Game Show.

Hubo un tiempo en que Sega y Nintendo mandaban en el ocio electrónico. Japón era la cuna del videojuego. A finales de siglo, Sony irrumpió con la consola PlayStation (1994). Microsoft respondió con Xbox (2001) y desde entonces el equilibrio de fuerzas entre Oriente y Occidente es una constante. En la feria de videojuegos Tokyo Game Show, que terminó ayer domingo, Nintendo carece de stand. La presencia de Sega es casi testimonial. Sin embargo, Sony y Microsoft se la juegan, preparan una nueva generación de consolas que llegará a los hogares de Estados Unidos y Europa en noviembre, aunque a Japón la pelea no llegará hasta 2014.

A las afueras de la ciudad, pasada la interpretación local de Disneylandia, se dan cita más de 200.000 asistentes de lo más variopinto, que esperan una renovación que les permita mantener el tipo frente a móviles y tabletas. Un total de 352 exhibidores para presentar 962 juegos de 33 países diferentes. Lo curioso es que la mayoría son para teléfonos: 114 son para el sistema iOS de Apple y 112 para los Android, frente a los 47 títulos de la pequeña consola Nintendo 3DS, 7 de Wii U, 22 de PlayStation 3 y 36 de Xbox. Para las consolas de la próxima generación, títulos con cuentagotas: 22 para PS4 y 18 para Xbox One.

Estas cifras evidencian que los desarrolladores apuestan por plataformas de gran difusión. Mark Cerny, el cerebro detrás de la próxima máquina de Sony, cree que esa ha sido la labor más importante, hacer un aparato que facilite el desarrollo y la adaptación de títulos con agilidad para poder innovar no solo gráficamente, sino también narrativamente.

El creador de Spyro, un dragón que impulsó la difusión de la primera PlayStation, y Crash Bandicot espera repetir el éxito con Knack, un juego de plataformas con gráficos al estilo Pixar que quiere acercarse a la familia. Sin frustraciones, sin necesidad de contar con grandes habilidades, salvo si se pone en modo complejo. En todo momento, se nota el esfuerzo por ampliar público.

Andrew House, consejero delegado del ocio electrónico en Sony, mostró su ambición en la conferencia inaugural: “Cinco millones de consolas en marzo de 2014”. A esa cifra en el cierre fiscal hay que sumar los 150 millones de suscriptores de su servicio online en PS3. El precio de 399 euros, 100 euros por debajo de su competidor, le da una ventaja inicial, pero si no hay buenos contenidos poco tienen que hacer.

Shuhei Yoshida, máximo responsable de los estudios de Sony, es pieza clave en este aspecto. Además de promover la creación de títulos en los estudios de la firma, debe pensar en llegar a acuerdos con otros estudios. En el stand se repetía una pegatina: PS4 loves indie games.Un guiño a todos aquellos que preparan pequeños juegos para distribución digital (solo por descarga) y necesitan un escaparate. Este es el mejor momento para conseguir difusión y, en caso de éxito, asumir metas más ambiciosas. En este caso se encuentra el estudio español de Tequila con el juego Rime. Su visión va más allá del primer año. “Es lógico que ahora nos centremos en títulos de gráfica espectacular, porque la potencia de los nuevos chips lo permiten, pero hay mucha más vida y habrá nuevas propuestas”, insiste.

El hecho de que el mando de control incluya un panel táctil no es casualidad. “Queremos tomar lo bueno de los móviles y las tabletas, cada vez más presente entre los jugadores de menor edad, pero potenciando nuestra capacidad gráfica y narrativa. En resumen unir lo mejor de los dos mundos”, subraya el directivo.

La consola estrella de Sony no llegará a Japón hasta el año que viene, un sacrificio que se ve compensado con dos novedades: una versión de la portátil PS Vita refinada, en llamativos colores, y PS Vita TV, un aparato de reducidas dimensiones que al cambio sale a poco menos de 100 euros, pensado para jugar con el mando de PS3 a juegos de Vita en el televisor. Esa es la propuesta inicial, pero suena a experimento para probar el potencial del juego en streaming. Encaja si se tiene en cuenta que compraron Gaikai, especialista en ello.

Cuestiones comerciales al margen, las diferencias entre Asia y Occidente se hacen patentes en el gusto. Basta con echar un vistazo a los premiados de la feria para entender que aquí triunfa más el pasatiempo rompecabezas, con la estrategia y la colaboración como parte de la mecánica que la acción. Animal Crossing, de Nintendo 3DS, es el que más galardones acapara. No faltan entre los destacado los clásicos personajes, Mario y Nintendo, aunque en formato portátil. Soul Fantasy y Call of Duty, fenómeno global, completan el podio de este certamen.

ROSA JIMÉNEZ CANO - EL PAIS TECNOLOGIA

Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.
Conoce a Salud
Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter